¿Integración o Inclusión?

La aparición de la palabra “inclusión” en el lenguaje educativo, si bien no es la más adecuada desde el punto de vista etimológico y semántico, cumple una función retórica, en el sentido de que va más allá de la función comunicativa que nos dice que hay que “colocar a todos en la escuela” y nos refiere a conceptos que la sociedad considera valiosos y necesarios como el “respeto a la diversidad” y “la igualdad en el derecho”.

Educar

Marcelo Crisafio En el primer día de clase en el profesorado me dijeron: “La palabra educar proviene del latín educare, alimentar y ex ducere, extraer”. A continuación, el profesor explicó el concepto teórico que ya hemos escuchado tantas veces. Algo así como que la educación es un proceso de dos movimientos donde por un lado el docente da algo (información, teorías, métodos, etc.) que alimenta el cerebro y el espíritu del alumno para poder extraer un nuevo conocimiento, una nueva teoría, una pregunta, o simplemente las ganas de averiguar, de saber.